Sohia post Venezuela

Un par de días de playa con Marianela y Víctor

¿Creían que me había ido? Pues no, he estado ocupado, eso sí, pero aún quedan muchas historias que contar sobre mis dos muñecas, TJ y Sophia.

Ya hace 3 semanas que volvimos de nuestro viaje de 3 semanas de Venezuela y creo que definitivamente podemos hablar del “antes y después” Venezuela para Sophia.

Ya les comenté algo la única vez que publiqué un artículo mientras estábamos de viaje. Los días que pasamos en Venezuela fueron una interacción constante con la familia y, especialmente para Sophia, una estimulación continua.

Cuando volvimos de nuestro viaje, la diferencia en Sophia era tal que le dije a TJ, “creo que nos trajimos a la niña equivocada” y no es que Sophia haya sido un mar de calma antes del viajo, pero ha vuelto a casi hablando el triple que antes, cantando y bailando (mi mamá se aseguró de engranar la canción que estaremos cantando por los próximos 15 años).

Este viaje también me hizo darme cuenta de lo aislados que vivimos nosotros aquí y fue un buen recordatorio de lo hermoso que es tener gente querida alrededor en abundancia, en buena parte me hizo regresar a mi propia niñez cuando las puertas de la casa estaban abiertas todo el día y recibían gente durante todo el día.

Sí, ha sido un viaje maravilloso que aún revivimos a diario y que nos hace, desde ya, anhelar la próxima visita.

Entre tanto, he de recordar mantener el contacto, aunque no sea fácil, con aquellos a quienes quiero y a los que ni el tiempo ni la distancia son capaces de tocar.

Ahora, a preparme para lidiar con la Sophia post Venezuela, la muy activa y alegre Sophia 🙂

Anuncios

¡Feliz Cumple Mes Sophia!

Pues sí, señoras y señores, Sophia ya ha cumplido su primer mes de vida  (al menos de vida fuera de TJ).

Ayer se cumplió un mes desde ese hermoso día en que dijimos “Hola” a Sophia y “Adiós” a dormir, salir y cualquier tipo de remisnicencia a aquella vida existente antes de su llegada.

Tengo que decir que no sé cómo hemos podido vivir hasta ahora sin ella porque aunque ahora somos nosotros los que bailamos al ritmo que ella nos toca (o como decimos en Venezuela, “los que tenemos que bailar pegaos”, parece que la vida antes de Sophia era como la vida antes de La Guerra de las Galaxias, buena, pero no espectacular (Los más jóvenes pueden suplantar esto por Harry Potter o El Señor de los Anillos).

Y no es que haya sido un mes fácil. Durante el parto, del cual hablaré en otro artículo porque merece la pena comentarlo, TJ se dañó el “nervio femural” que, como el nombre lo dice, corre por encima del Femur y ayuda a conectar la zona del femur con el pie y el resto de la pierna.

Esto significa que TJ no podía poner ningún tipo de peso en su pierna derecha y, por tanto, caminar, cargar a la niña y realizar cualquier actividad que envolviese estar levantada eran casi imposibles.

Gracias a Dios, entre las visitas de los amigos y familiares, a quienes exigimos que trajeran comida si querían visitar a la niña, y la terapia a la que TJ se somete tres veces a la semana, para mediados de la segunda semana TJ ya podía caminar sin muletas alrededor de la casa y, un poco más tarde, cargar a la niña, lo que le estaba haciendo falta.

Afortunadamente, yo ya había programado dos semanas fuera de la oficina y una semana trabajando solo en las mañanas, pero esta ha sido mi primera semana de nuevo a tiempo completo y, aunque TJ me ha ayudado a dormir unas cuantas horas extras en la noche básicamente durmiendo con Sophia en el sillón de la sala, han sido días bastante largos en la oficina.

Sin embargo, este mes ha pasado tan rápido que parece que fue solo ayer cuando trajimos a Sophia a la casa.

Bueno, este primer mes lo celebraremos construyendo la cuna de Sophia que acaba de llegarnos esta semana y que marcará la transición de dormir en nuestra habitación a dormir en su propia cama.

Segundo mes, ¡aquí vamos!

He visto el rostro de Dios, y me ha sonreído

Hoy, 29 de Mayo del 2008 a las 11:08 AM (hora del Medio Oeste de los EE.UU.), todos los sueños, todas las esperanzas, toda la felicidad, todas las bendiciones del mundo se han resumido en 52 cm y 3.7 kg. de belleza y ternura y se llama Sophia Alicia.

Como ya saben, de sobra, Sophia era esperada el 27 de Mayo, pero, como es prerrogativa de cualquier mujer, ella decidió poner su propia fecha y no venir a este mundo el día esperado ni el día del cumpleaños de su Abuela (para evitar competencias de protagonismo), sino el día antes, el 29.

El día 28 yo ya tenía buena idea de que Bebé Sophia llegaría esta semana, TJ había estado teniendo contracciones de práctica (Braxton Hicks) desde el 26 y, aunque no eran constantes, venían en bloques.

Además de eso, TJ comenzó a perder la membrana mucosa que separa el útero de la vagina y que es uno de los signos de labor temprana. Sin embargo, para mis angustías, TJ no progresaba más y yo me preguntaba si podría ir a trabajar al día siguiente o al menos en la mañana y, sobre todo, si TJ iría a trabajar siendo que ella estaba a mayor distancia que yo.

El 28 de Mayo comenzó más o menos normal, TJ tuvo contracciones durante la madrugada, pero a partir de las 6:00 AM ya no tuvo ninguna hasta las cerca de las 11:00 y, entonces, comenzó la aventura.

Mientras TJ y yo intentábamos comenzar el proceso y llamar al Dr. desde casa, varios de mis familiares me decían, frenéticos, que saliera al hospital y, muy a su pesar, TJ y yo estabamos decididos a contar las contracciones y no ir al hospital hasta que éstas fuesen constantes.

Sin embago, Sophia tenía otros planes. A las 5:15 de la tarde, TJ perdió el resto de la mucosa y 15 minutos más tarde rompió fuente, después de chequear que no hubiese ningún olor extraño y que fuese clara, llamamos al médico y a Patty, la hermana de TJ, que nos asistiría en el parto.

En un rato estábamos en camino al Hospital Lake Forest. Una vez chequeados la cuestión era solo de esperar. Ya que TJ había roto fuente, las contracciones fueron intensificándose, aun cuando solo tenía 2 cms de dilatación, así que como a las 9:00 PM el Dr. nos hizo saber que posiblemente no veríamos a Bebé Sophia, sino hasta la mañana.

Durante la noche las contracciones fueron creciendo en intensidad y estaban cada vez más cerca la una de la otra, así que TJ se mantenía moviéndose de la cama a la pelota de Yoga y de ambos al baño mientras lidiaba con el dolor y yo me mantenía a su lado para ayudarla a relajarse y con un ojo en el monitor para saber cuándo se iniciaba la próxima contracción.

Nunca me he sentido tan orgulloso de mi esposa y nunca la he admirado tanto, depués de verla pasar por un dolor intenso y constante que no hacía más que crecer durante la noche para terminar con un maratón pujando por hora y media hasta ver nacer a nuestra Sophia y todo esto sin un gramo de medicamento para el dolor, ni vacuna epidural, ni cesarea, simplemente dejando al cuerpo hacer su trabajo y todo para que Sophia no sufriese las consecuencias de los hijos de madres medicadas, ¡eso es amor!

Decir que soy el hombre más feliz del mundo se queda pequeño para la inmensidad de emociones que minimizan considerablemente las terrible horas del proceso de parto.

Alguien me había preguntado si había llorado, creo que no he parado desde que corté el cordón umbilical y cuando me acerqué a esta hermosa creatura que dejó de llorar tan pronto pronuncié su nombre. Pero y, ¿cómo no hacerlo?, ¿cómo no sentirse sobrecargado de emoción al ver nacer algo tan hermoso y saber que es parte de ti?, ¿cómo no enamorarse perdidamente de esa mirada que resume todos los sueños y esperanzas de mi vida? Yo creo que aún quedan muchas lágrimas de felicidad por llorar muy orgullosamente.

Aún parece mentira, y sin embargo es tan real. Todo un nuevo mundo, un mundo mejor, se abre de par en par y es ahora cuando la aventura comienza.

Ciertamente, he visto el rostro de Dios, el Sophos Alethós, el Conocimiento de la Verdad, Sophia Alicia y Dios, en el rostro de mi hija, me ha sonreído con la sonrisa más hermosa que he visto en mi vida.

PD: Este artículo lo comencé a escribir el 29 de Mayo, la noche que nació Sophia, pero, como bien saben aquellos que tienen niños, no quedan 5 minutos libres, especialemente en la noche, con una recién nacida, así que terminé el artículo hoy, 30 de Mayo, día del cumpleaños de mi mamá.

¡Bendición mamá y Feliz Cumpleaños!

Si quieren ver más fotos, pueden ir a su album en Picassa: Sophia Alicia

También pueden ver el artículo que escribió mi hermano César dándole la bienvenida a su sobrina en El Aprendiz…

¡Nos hablamos por Skype!

Como ya se habrán dado cuenta, solo estamos a 48 horas, hoy Domingo 25 de Mayo, de la fecha predicta para el nacimiento de Bebé.

Aunque solo cerca de un 5% de mujeres tienen bebés en la fecha predicha, la inminencia del asunto es como para iniciar todas las alarmas, así que aprovechando que este es un fin de semana largo aquí en EE.UU. (Día del Memorial o Memorial Day-, que sí, “memorial” es una palabra española, búscala en el diccionario), me la he pasado instalando cosas en el baño (ya casi listo) y en cuanto termine aquí voy a terminar de instalar las últimas cosas que compramos para el cuarto de Bebé, además de la silla infantil en el carro de TJ (ya la instalé en la mía), hacer listas de correo electrónico, una en Español y una en Inglés, copiar canciones en CD y demás detalles.

Mis amigos del Aikido ya se han despedido de mi, esperando no verme al menos por dos semanas y en la oficina ya no esperan verme en las próximas dos semanas tampoco.

Sin embargo, puede que a Bebé se le antoje venir cuando le dé la regalada gana, así que puede que le haga caso a mamá y se espere hasta el viernes para cumplir años con ella, pero ya veremos.El baño eterno

Quiero agradecerles a todos Uds., amigos y familiares, que han estado llamando, enviándome mensajes, email y demás para preguntar sobre el estado de las cosas, en verdad que lo aprecio mucho.

Pues, como no quiero dejarlos con la duda y además voy a tener la laptop y conexión a internet en el hospital, los invito a que se me unan en Skype. Si no tienen Skype lo pueden bajar de www.skype.com

Si no me tienes en tu Skype, mándame un mensaje y te doy mi dirección. Lo siento aficionados del MSN, pero eso de estar pegado al teclado no me va a funcionar.

Pues, si esta es la última publicación antes del nacimiento de Bebé, y puede que lo sea, porque TJ ha estado teniendo contracciones de práctica desde la semana pasada y cada vez son más, ¡nos hablamos por Skype!

¿Igualdad en el embarazo virtual?

Estos últimos días he estado navegando sitios sobre embarazos, partos y paternidad y me he dado cuenta de dos cosas interesantes.

La primera es la gran cantidad de grupo de apoyo para madres y la innumerable cantidad de recursos disponibles.

La segunda de ellas es la aún mayor cantidad de Blogs dedicados a esta cuestión de tener y criar bebés.

Sin embargo, en este mundo del “Embarazo Virtual”, o de blogosfera sobre tener y criar hijos, los padres son una resonante minoría. Son muy pocos los artículos, recursos y blogs de padres para padres, al menos comparado con los recursos de madres para madres.

Aún así, existen unos cuantos sitios bien interesantes que presentan situaciones y recursos desde la perspectiva masculina, sin un tinte “maternalista” lo que para gente como yo es mucho más accesible y comprensible.

Entre otros sitios interesantes, me he encontrado con Savvy Daddy, MetroDad y otros sitios dedicados a ambos padres como Parent Dish.

Pero como se habrán dado cuenta, ninguno de estos sitios está en Castellano y yo me pregunto por qué.

Quizá es una cuestión cultural porque, aunque parezca mentira, esto de compartir sentimientos personales en el internet, aunque esos sentimientos definitivamente existen y los podemos compartir cara a cara, no es una cuestión que parezca cuadrar con la masculinidad de ser padre.

Quizá es simple y llanamente el hecho de que, aunque el español es el idioma primario más hablado del mundo (y no me digan que es el chino porque no hay tal cosa como idioma chino, hay mandarín, cantonés, etc., etc.), el internet sigue siend anglosajona.

De repente hay más blogs y sitios en el idioma de Cervantes que mis amigos Google y Ask.com no han sabido encontrar, con la excepción de Padres Hispanos.

Que ¿por qué me importa? Pues si observan la imagen de abajo, se darán cuenta de que Bebé está a unos 28 días de distancia, más o menos, lo que me hace pensar no solo en cómo voy a educarme en este proceso de nueva paternidad, ya inminente, sino además en la dirección que este humilde pequeño blog va a tomar en un futuro muy cercano.

¿Algunas ideas?

pregnancy due date

Primera clase pre-natal y la “Villa Mijares”

Ayer, 8 de Marzo, TJ y yo salimos con algo de nieve en el camino a eso de las 8:00 AM camino a Lake Forest Hospital, el Hospital donde va a nacer Bebé, para nuestra primera clase pre-natal.

En principio el plan era asistir a la clase desde las 9:00 AM hasta las 2:00 PM y repetir el viaje hoy domingo para la segunda clase. Sin embargo, al llegar nos dieron la oportunidad de quedarnos hasta las 5:00 PM y tener ambas clases el mismo día.

En realidad fue un día largo, pero muy interesante e informativo, tanto que todavía estoy tratando de descifrar más de la mitad de las cosas de las que hablamos.

Hubo un par de momentos súper interesantes. Uno de ellos fue ver por primera vez cómo se coloca una inyección epidural y ver una cesárea.

Pero en general, lo más impresionante fue que toda esta información ¡era, de nuevo, nueva!

Lo que quiero decir es que todo lo que sabía, y lo que no sabía, sobre nacimientos, el proceso de dar a luz, cesarias y todo este asunto tiene un nuevo significado, es información que realmente me afecta y que me hace darme cuenta de los cambios que, desde ya, va dando mi vida.
Tengo que confesar que la clase me hizo viajar en el tiempo (no, no me estaba quedando dormido, sino que me hizo recordar muchas cosas) me hizo pensar en Johnatan y su nueva esposa e hijo, en mis primos y sus hijos e hijas, en mi hermana y sus dos hijos, mi hermano y sus hijos y me llevó a mi propio nacimiento, el cual comparto con mi hermano César y me hizo recordar una extraña historia relacionada con el nacimiento de César y mi mamá tratando de ir al baño (si no conoces la historia, esa es toda la información que pienso publicar 😀 ).

Pero sobre todo, me hizo pensar en mi niñez, en cómo César y yo nos convertimos en los primeros nacimientos de la nueva generación de los Mijares y al año siguiente Darwin y Joel se unieron al clan de los bebés y así ha sido hasta superar la docena de primos y primas.

También me hizo darme cuenta, de nuevo, de que si bien nuestra infancia estuvo de alguna forma marcada por la ausencia de nuestro padre biológico, ese hecho, a primera vista lamentable, dió lugar a una nueva configuración familiar que ha dado forma a mi ideal de familia.

A lo que me refiero es que ante la ausencia de mi familia paternal, mi familia maternal se volcó, y aún se vuelca a ver y ayudar crecer a estos muchachos, ya no tan pequeños.

Si dicen que se necesita de una villa para criar a un niñ@, en nuestro caso esa ha sido la “Villa Mijares”, hasta el punto que en cierta forma César, Dan y yo crecimos sin abuelo ni abuela, sino que, mejor aún, crecimos con Mamá Coro, Mamá Dominga y Papá Nicolás y mis tíos y tías fueron mucho más, fueron hermanos y hermanas mayores, padres y madres, tíos y tías.

Es en esta “Villa Mijares”, donde MI concepto de familia nace y donde con buenos y no tan buenos ejemplos encuentra su sentido e inspiración, es en esta villa donde aprendí lo que significa ser Papá, Hermano, Tío, Primo y esta será la herencia que pase a Bebé en el transcurso de su vida, en condiciones y tiempos distintos, incluso con apellido distinto, pero con el mismo corazón…

Aquí en EE.UU. no es común el pedir bendición, pero por supuesto, yo le doy la bendición a Bebé todos los días, cuando TJ se levanta y en la noche cuando llegamos de trabajo. Cada vez que le doy la bendición a Bebé y así será también en los años por venir, es mi forma de hacer a Bebé parte, una nueva generación, de esta gran Villa que un buen día comenzaron mi Papá Nicolas y mi Mamá Dominga y de la que no podría sentirme más feliz de pertenecer.

Bendición Mamá, Mami, Tíos y Tías…

¡Bendición Papá!

¿Me escuchas Bebé?

Otra de las cosas interesantes a partir del sexto mes es el desarrollo de los nervios en los oídos de bebé.

Ya hace un mes que vengo hablando con Bebé y ya estamos planeando el primer viaje a Venezuela para conocer a la familia y cuándo vamos a comenzar el entrenamiento en Aikido (sí, César, soy un fiebrúo) y uno que otra cosa entre papá y bebé.

Como ya les dije antes, Bebé se mueve, y cada vez más. Pues, ahora, ¡Bebé se mueve cuando yo hablo!

Cada vez que TJ se relaja y se sienta conmigo le pongo la mano en la barriga para sentir a Bebé moverse y desde hace unos pocos días TJ y yo nos hemos dado cuenta de que Bebé se mueve mucho más cuando escucha mi voz.

A las 26 semanas de embarazo los orificios y nervios de los oídos de Bebé comenzaron a desarrollarse y desde entonces hemos notado más reacciones de parte de Bebé cuando hablamos o cuando hay música en la casa (voy a tener que empezar a poner mis CD de Metallica…).

Una de las cosas más emocionantes es el sentir que Bebé reacciona ante las cosas que hacemos o decimos. TJ insiste en que toque más la guitarra, cante y que le dé la bendición a Bebé en las mañanas y en las noches.

Ya son 6 1/2 meses de embarazo, lo que hace la llegada de Bebé más real y más inminente y al mismo tiempo aumenta la urgencia de terminar el baño (que estará listo en una semana si Dios quiere) y arreglar el cuarto de Bebé.

Es difícil expresar lo emocionante que es simplemente pensar en todo esto y saber que, dentro de solo un par de meses, no seremos dos sino tres en este pedacito de familia.