The Venezuelans

This article was written by a Norwegian living in Barquisimeto, Venezuela, a very good tale of her experience of the goods and no so goods of “Venezuelan culture”, worth a reading.

Vivo en un Mundo Loco

First of all let me just say I am overwhelmed by the response to this blog. I had no idea so many people would read it and all the positive comments motivates me to write more. Before writing about other things I have experienced I want to say something about the Venezuelan people. It is hard to describe an entire people and generalizations will never be true for everyone. Nevertheless I want to describe Venezuelans the best way I can without being neither mean nor biased. These characterizations are based on subjective generalizations and personal experiences from living in Venezuela. I don’t think this will offend the Venezuelans, as they are not easily offended…

First of all I have to say that Venezuelans are unusually friendly. I mean, you will get friends in Venezuela whether you want it or not. Everywhere you go people want to talk to you…

Ver la entrada original 2.491 palabras más

Día de la Madre, Primer Cumpleaños y más

Sí, sí, ya sé lo que estás pensando: “Carlos se olvidó de este blog y ya no nos va a contar más historias sobre Sophia” y la respuesta a esa frase es, por supuesto, NO.

No me olvidé del blog (de hecho creo que soy el único que lo visita últimamente), ni voy a dejar de contar historias sobre Sophia, solo que es muy posible que no lo haga tan a menudo como solía y la razón principal para este cambio en las actualizaciones es, precisamente, Sophia.

Sin embargo, como tengo mucho tiempo sin actualizar, tendré que tomar la ruta más larga y pasearlos por, al menos, los dos últimos acontecimientos en nuestra aventura.

Sophia revisando el regalo que le dió a TJ por el Día de la Madre

“Día de la Madre”: Había comenzado a escribir sobre el Día de la Madre, pero, como es normal en estas ocasiones, tuve que escoger entre sentarme a escribir en la computadora y atender a TJ y celebrar su día. En verdad lo de “escoger” es un eufemismo, no era una cuestión de opciones.

Este año el Día de la Madre es más especial que de costumbre para nosotros porque es el primer día de la madre para TJ. El año pasado, a estas fechas, TJ estaba trememdamente embarazada, de hecho Sophia nacería no mucho después, pero como no había nacido todavía no podíamos celebrar “oficialmente” el día de la madre. Se pueden reservar las opiniones contrartias porque ya las he escuchado todas 🙂

El hecho es que este año, Sophia fue parte de la celebración y pudo escoger el regalo para su mamá (porque de hecho Sophia fué conmigo a comprarlo).

Para mí el Día de la Madre siempre ha sido extra especial, no quiero decir que más o menos que para otras personas, pero al menos más importante que cualquier otra celebración del año (incluído el día del padre) y la razón de ello es que, como ya lo he contado en artículos anteriores, yo crecí sin mi padre fisiológico y con dos madres, lo que le da, al menos el doble de significado a este día.

En verdad me alegra mucho celebrar el Día de la Madre con TJ, jamás podría estarle lo suficiente agradecido y adminarla lo suficiente por todo lo que ha hecho y todo lo que hace por Sophia y por mí. Sophia tiene muchísima suerte de tener la madre que tiene y también yo 😉

Sophia y TJ probando la torta de cumpleaños

Primer Año de Sophia: El otro gran acontecimiento de los últimos meses ha sido el cumpleaños de Sophia. Parece mentira, ya ha pasado todo un año desde que Sophia se unió a nuestra familia y vaya año.
Esta año hemos vivido en el caos constante, padecido falta de sueño, hemos corrido para arriba y para abajo sin parar, nos hemos preocupado, nos hemos contentado, parece que no importa cuanto hagamos, siempre hay miles de cosas por hacer y nunca el suficiente tiempo para hacerlas. En realidad, ha sido un año de tremendas demandas y constantes cambios. En otras palabras, ¡ha sido el mejor año de mi vida!

Cada día es más hermoso que el anterior, la alegría de salir de la oficina para buscar a mi bebé hace que todo valga la pena e, incluso, en los momentos más tensos por el trabajo o en mis momentos de frustración porque parece que nunca encuentro suficiente tiempo para hacer las cosas que quiero hacer en casa, solo ver la cara de mi hija sonriente hace que todos los problemas desaparezcan.

Yo sé que lo que estoy diciendo es algo bastante obvio, pero quizá no es obvio para todo el mundo.

Es grandioso poder despertarme cada mañana y acostarme cada noche y tener esta gran razón para dar gracias. Tú, Sophía, junto a tu mami son mi razón para dar gracias y espero que a medida que crezcas yo pueda darte aunque sea un poquito de la felicidad que tú me das a mí.

Papá te adora…

Sohia post Venezuela

Un par de días de playa con Marianela y Víctor

¿Creían que me había ido? Pues no, he estado ocupado, eso sí, pero aún quedan muchas historias que contar sobre mis dos muñecas, TJ y Sophia.

Ya hace 3 semanas que volvimos de nuestro viaje de 3 semanas de Venezuela y creo que definitivamente podemos hablar del “antes y después” Venezuela para Sophia.

Ya les comenté algo la única vez que publiqué un artículo mientras estábamos de viaje. Los días que pasamos en Venezuela fueron una interacción constante con la familia y, especialmente para Sophia, una estimulación continua.

Cuando volvimos de nuestro viaje, la diferencia en Sophia era tal que le dije a TJ, “creo que nos trajimos a la niña equivocada” y no es que Sophia haya sido un mar de calma antes del viajo, pero ha vuelto a casi hablando el triple que antes, cantando y bailando (mi mamá se aseguró de engranar la canción que estaremos cantando por los próximos 15 años).

Este viaje también me hizo darme cuenta de lo aislados que vivimos nosotros aquí y fue un buen recordatorio de lo hermoso que es tener gente querida alrededor en abundancia, en buena parte me hizo regresar a mi propia niñez cuando las puertas de la casa estaban abiertas todo el día y recibían gente durante todo el día.

Sí, ha sido un viaje maravilloso que aún revivimos a diario y que nos hace, desde ya, anhelar la próxima visita.

Entre tanto, he de recordar mantener el contacto, aunque no sea fácil, con aquellos a quienes quiero y a los que ni el tiempo ni la distancia son capaces de tocar.

Ahora, a preparme para lidiar con la Sophia post Venezuela, la muy activa y alegre Sophia 🙂

Sophia conoce Venezuela

Bienvenidos a Venezuela
En este momento estoy escribiendo desde la casa de mi abuela en Valencia, con mi iPod, mientras veo un juego de fútbol virtual, es decir, un vídeo juego.

Es nuestro 5to día en Venezuela y no hemos tenido un minuto sin que alguien haya venido a ver a Sophia.

No solo Sophia ha tenido la oportunidad de conocer a su abuela, tíos, tías y primos, sino también la oportunidad de conocer a su bisabuela, la mujer que ayudó a mi mamá a criarnos a mi y a mis hermanos.

Este viaje ha sido una maravilla y todaviacquedan dos semanas, ¡vamos a ver qué nos espera!

Intentaré seguir escribiendo a medida que pasan los días.

Los Venezolanos

Una amiga me mandó este email hace unos días.

No estoy de acuerdo con todos los comentarios del email, pero me he reído mucho leyéndolo y, tengo que confesarlo, acepto algunos comentarios como ciertos.

No es que me esté poniendo flojo con este blog, pero yo creo que Venezolanos y no-venezolanos pueden sentirse indetificados con una que otra frase en este mensaje.

Disfrútenlo:

En una ocasión, le preguntaron a un reconocido sabio:

Maestro: ¿Qué es un venezolano?
Su respuesta fue la siguiente:

¡Ah, los venezolanos…! ¡Qué difícil pregunta!

Los venezolanos están entre ustedes

pero no son de ustedes.

Los venezolanos beben en la misma copa

la alegría y la amargura.

Hacen música de su llanto y se ríen de la música.

Los venezolanos toman en serio los chistes
y hacen chistes de lo serio.

No creen en nadie y creen en todo.

¡No se les ocurra discutir con ellos jamás!

Los venezolanos nacen con sabiduría.

No necesitan leer, ¡todo lo saben!
No necesitan viajar, ¡todo lo han visto!

Los venezolanos son algo así como el pueblo escogido,
por ellos mismos.

Los venezolanos se caracterizan individualmente

por su simpatía e inteligencia y en grupos,

por su gritería y apasionamiento.

Cada uno de ellos lleva en sí la chispa de genios
y los genios no se llevan bien entre sí,

de ahí que reunir a los venezolanos es fácil,

pero unirlos es casi imposible.

No se les hable de lógica, pues eso implica razonamiento y mesura
y los venezolanos son hiperbólicos y exagerados.

Por ejemplo, si te invitan a un restaurante a comer,
no te invitarán al mejor restaurante del pueblo,
sino al mejor restaurante del mundo.

Cuando discuten, no dicen: ¡No estoy de acuerdo contigo!
sino ¡Estás completamente equivocado!

Tienen tendencias antropofágicas;
así entonces ¡Te la comiste! es una expresión de admiración
y ‘Comerse un cable’ es hablar de una situación crítica

El venezolano ama tanto las contradicciones
que llama monstruos a las mujeres hermosas
y bárbaros a los eruditos.

Si te aqueja alguna situación de salud te advierten
¡Mano, debiste hablar conmigo para llevarte donde un pana
mío médico que es un tiro al piso!

Los venezolanos ofrecen soluciones

antes de saber el  problema.
Para ellos nunca hay problema.

No entienden por qué los demás no le entienden
cuando sus ideas son tan sencillas
y no acaban de entender por qué la gente
no quiere aprender a hablar español como ellos.

¡Ah, los venezolanos…

No podemos vivir mucho con ellos,
pero es imposible vivir sin ellos!

(Dedicado con cariño a los habitantes y nacidos en el mejor país del Mundo)

O sea VENEZUELA

Martin Luther King Jr.

Martin Luther King Jr.
Martin Luther King Jr.

Hoy es, todavía, el aniversario del nacimiento del Dr. Martin Luther King Jr.

Si MLK viviese en estos días estaría cumpliendo unos 80 años, lo que marca unos 40 años desde su asesinato.

Hoy alguien me preguntó por qué me importaba tanto la celebración del aniversario del Dr. King (que es fiesta nacional en EE.UU.) y me quedé pensando, ¿por qué no? Entonces me dí cuenta es que a lo que esta persona se refería es al hecho de que yo no soy negro y, de alguna forma, la historia del MLK no es mi historia.

Pues, no me podía ir a la cama sin derramar aquí algunas de las razones por las cuales es importante, no solo para mí, sino para todos el recordarla lucha, las palabras, pero más aún, las acciones de Martin Luther King.

Yo aprendí sobre Martin Luther King cuando era un muchacho en Venezuela, de la misma manera que aprendí sobre Mahatma (Alma Grande) Ghandi, Arnolfo Romero, César Chávez y otros que lucharon, entregándolo todo, incluso su vida en muchas ocasiones, para lograr una misma meta: “Humanizar la Humanidad”.

¿Por qué es importante Martin Luther King para mí? Porque el movimiento que MLK lideró no estaba destinado a la “igualdad de los negros de Estados Unidos”, sino a la igualdad de todos los seres humanos, no se trataba de reparar la injusticia de “su” gente, sino de reparar la injusticia de unos sobre otros.

¿Por qué es importante Martin Luther King para todos? Porque si no podemos ver más allá de los límites de nuestra propia nariz y alcanzar la realidad humana de que todos necesitamos una mano y de que hoy es mi/tú día de extender la mano al necesitado, porque si no podemos hacer nuestro el dolor de otros, la necesidad de los más necesitados, la lucha de aquellos que tienen aún menos que nosotros, entonces nuestra humanidad habrá disminuído, nuestra Verdad será menos verdadera.

Como si todo esto no fuera suficiente, para mí es importante Martin Luther King porque yo quiero, necesito y DEBO enseñar a mi hija que no importan el color de la piel, las características de nuestros rostros, nuestras diferencias culturales… Al final de cuentas, solo hay UNA RAZA humana, LA RAZA HUMANA y es a esta a quien nos debemos porque cuando se tiene una madre se tienen todas las madres del mundo, cuando se tiene un hermano/a, se tienen todos los hermanos del mundo y, como dijo el poeta, “Cuando se tiene un hijo, se tienen todos los hijos del mundo”.

¡Feliz día de Martin Luther King!

Cuando “tiempo” es solo una palabra

Ya he perdido la cuenta de cuantas veces he intentado comenzar a escribir de nuevo, de hecho, por ahí tengo un borrador que aún no sé cuando verá la luz del día, si es que la ve, de tantas veces que he escrito, borrado, editado y vuelto a comenzar a escribirlo.

Por supuesto, tengo todas las excusas necesarias para haber dejado este blog en el semi-abandono: Nuevas y mayores responsabilidades en el trabajo, preparar y enseñar clases de Aikido, los quehaceres del hogar y, la mejor de todas, Sophia.

Sí, Sophia nos ha mantenido a TJ y a mí bastante ocupados últimamente y es que esta pequeña y hermosa creatura ha ido adquiriendo más y más energía con los días.

Sophia cumplió 7 meses de edad el 29 de Diciembre. Se dice rápido, pero es increíble comparar las fotos de Sophia durante su primer mes con las de ahora y ver lo mucho que ha crecido y lo mucho que ha cambiado.

Sophia al primer mes de edad, durmiendo en mis brazos
Es decir, ha pasado de esta etapa...
A esta etapa
...A esta etapa

Yo creo que estas fotos hablan por si solas, pero en caso de que no  lo hayan notado, Sophia no solo ha crecido físicamente, sino también la necesidad de mantenerla entretenida y, ciertamente, su nivel de ternura ha crecido -Puedo escuchar a los padres con hijos mayores que Sophia reírse mientras leen este artículo ;).

Yo sé que no estoy “descubriendo el agua caliente” y que lo que digo es solo una parte de lo que viene, pero esta maravillosa oportunidad de vivir todos los nuevos descubrimientos, las nuevas sonrisas, los nuevos sonidos y la creciente ternura de mi “negra bella” hace que el corazón me crezca con cada latido y, sin embargo, me previene de hacer cualquier cosa que tome más de media hora.

En realidad no me importa tanto, aunque a veces me den ataques de ansiedad y me ponga a limpiar la casa como un desesperado, pero prefiero pasar mi tiempo atendiendo a TJ y Sophia.

En estas circustancias, cosas como este blog, que después de todo está también dedicado a Sophia, sufren por la falta de acutalización porque historias que contar sobran, como la llegada de los primeros tres dientes inferiores y el empeño que tiene mi hija de echarle mano e intentar comerce todos mis aparatos electrónicos, especialmente el ratón inhalámbrico de la computadora y el iPod Touch, o su cada vez más evidente evolución a pronunciar sus primeras palabras, o su incontrolable deseo de tener nuestra completa atención mientras está despierta.

Por eso, cuando “tiempo” es solo una palabra, hay que priotarizar y decidir cuáles son las cosas que es necesario hacer ahora para no arrepentirse después. Al mismo tiempo, me doy cuenta de que este blog es parte importante de esta aventura de ser papá porque me permite compartir un poco de la ternura y la locura con Uds (quien quiera que Uds sean -¿hay alguien ahí? Eco, eco, eco, eco) y dejar que un pedazo de mi felicidad, si bien pobremente traducida por mis dedos pulzando estas teclas, llegue hasta Uds. y que podamos compartirlas.

Pues sí, este blog sigue vivo y seguirá vivo aunque “tiempo” siga siendo solo una palabra.

¡Hasta la próxima y Feliz Año Nuevo!