Cuando “tiempo” es solo una palabra

Ya he perdido la cuenta de cuantas veces he intentado comenzar a escribir de nuevo, de hecho, por ahí tengo un borrador que aún no sé cuando verá la luz del día, si es que la ve, de tantas veces que he escrito, borrado, editado y vuelto a comenzar a escribirlo.

Por supuesto, tengo todas las excusas necesarias para haber dejado este blog en el semi-abandono: Nuevas y mayores responsabilidades en el trabajo, preparar y enseñar clases de Aikido, los quehaceres del hogar y, la mejor de todas, Sophia.

Sí, Sophia nos ha mantenido a TJ y a mí bastante ocupados últimamente y es que esta pequeña y hermosa creatura ha ido adquiriendo más y más energía con los días.

Sophia cumplió 7 meses de edad el 29 de Diciembre. Se dice rápido, pero es increíble comparar las fotos de Sophia durante su primer mes con las de ahora y ver lo mucho que ha crecido y lo mucho que ha cambiado.

Sophia al primer mes de edad, durmiendo en mis brazos
Es decir, ha pasado de esta etapa...
A esta etapa
...A esta etapa

Yo creo que estas fotos hablan por si solas, pero en caso de que no  lo hayan notado, Sophia no solo ha crecido físicamente, sino también la necesidad de mantenerla entretenida y, ciertamente, su nivel de ternura ha crecido -Puedo escuchar a los padres con hijos mayores que Sophia reírse mientras leen este artículo ;).

Yo sé que no estoy “descubriendo el agua caliente” y que lo que digo es solo una parte de lo que viene, pero esta maravillosa oportunidad de vivir todos los nuevos descubrimientos, las nuevas sonrisas, los nuevos sonidos y la creciente ternura de mi “negra bella” hace que el corazón me crezca con cada latido y, sin embargo, me previene de hacer cualquier cosa que tome más de media hora.

En realidad no me importa tanto, aunque a veces me den ataques de ansiedad y me ponga a limpiar la casa como un desesperado, pero prefiero pasar mi tiempo atendiendo a TJ y Sophia.

En estas circustancias, cosas como este blog, que después de todo está también dedicado a Sophia, sufren por la falta de acutalización porque historias que contar sobran, como la llegada de los primeros tres dientes inferiores y el empeño que tiene mi hija de echarle mano e intentar comerce todos mis aparatos electrónicos, especialmente el ratón inhalámbrico de la computadora y el iPod Touch, o su cada vez más evidente evolución a pronunciar sus primeras palabras, o su incontrolable deseo de tener nuestra completa atención mientras está despierta.

Por eso, cuando “tiempo” es solo una palabra, hay que priotarizar y decidir cuáles son las cosas que es necesario hacer ahora para no arrepentirse después. Al mismo tiempo, me doy cuenta de que este blog es parte importante de esta aventura de ser papá porque me permite compartir un poco de la ternura y la locura con Uds (quien quiera que Uds sean -¿hay alguien ahí? Eco, eco, eco, eco) y dejar que un pedazo de mi felicidad, si bien pobremente traducida por mis dedos pulzando estas teclas, llegue hasta Uds. y que podamos compartirlas.

Pues sí, este blog sigue vivo y seguirá vivo aunque “tiempo” siga siendo solo una palabra.

¡Hasta la próxima y Feliz Año Nuevo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s